fbpx
Arriba Reserva tu cita

Gingivitis: una condición silenciosa que requiere atención

¿Cuándo fue tu última consulta odontológica? Empezamos con esta pregunta porque, como ya lo hemos dicho antes, si algo es importante cuando de salud oral se trata es la prevención y actuar a tiempo. Al buen estado de la dentadura, debemos sumar el cuidado de tejidos, ligamentos y huesos, dado que un síntoma no atendido podría desencadenar en enfermedades de mayor complejidad.

Tal es el caso de la gingivitis, una inflamación común que, aunque afecta la parte superficial de la encía, no suele tener síntomas demasiado evidentes o especialmente dolorosos al principio, lo que puede dificultar su diagnóstico temprano.

Causada por los depósitos de placa en los dientes (material que se compone de bacterias y residuos de alimentos), la gingivitis se manifiesta principalmente a través de sangrado, hinchazón en la encía y otros síntomas como el enrojecimiento, las úlceras bucales o el dolor (espontáneo o en la palpación).

Varios son los factores que pueden provocarla:

  • Malos hábitos en la higiene bucal.
  • Alteraciones hormonales causadas por el embarazo o la pubertad.
  • Diabetes no controlada.
  • Consumo de medicamentos que pueden aumentar la expresión de la inflamación de la encía: ciclosporina, fenitoína, algunas píldoras anticonceptivas, entre otros.
  • Deficiencia en algunas vitaminas u otros nutrientes, que también pueden causar la expresión exagerada de la inflamación de las encías.

El primer signo de alerta de la gingivitis es el sangrado de la encía al utilizar el cepillo o la seda dental. Es importante identificarlo y actuar oportunamente, porque es la etapa inicial de la periodontitis, una infección crónica que ataca los tejidos que protegen los dientes, llegando a provocar, incluso, su caída.

Cuando presentes un cuadro de gingivitis o creas que lo estás presentando, lo primero que debes hacer es visitar a tu odontólogo para hacer un diagnóstico formal, que podrá incluir una revisión de tus antecedentes médicos y dentales, con el fin de explicar el origen de la inflamación. Un examen bucal general, radiografías y otras pruebas serán necesarias en ese proceso.

Durante el tratamiento será necesaria, en primer lugar, una limpieza que elimine las bacterias y contribuya a la recuperación de la encía. El segundo paso será la  remoción de cálculos dentales y las restauraciones que estén en mal estado (coronas, calzas, amalgamas o resinas) para evitar que den origen a una gingivitis. Finalmente, es importante programar citas de control y seguimiento con el fin de evaluar el progreso de tu tratamiento y evitar otras lesiones.

Carlos Andrés Ospina, especialista en Periodoncia de Savanna Clínica Odontológica, afirma que la gingivitis es una condición que se presenta en el 70 u 80 % de la población colombiana, y tiene que ver directamente con las fallas en los hábitos de salud oral.

Por ello comparte las siguientes recomendaciones, importantes para prevenir esta inflamación:

  • Lávate los dientes y usa la seda dental mínimo tres veces al día.
  • Pregunta a tu odontólogo sobre un enjuague bucal apropiado para complementar tu limpieza bucal.
  • Visita periódicamente al odontólogo.
  • Practica el autocuidado: revisa constantemente tus encías, su comportamiento y reacción ante tus hábitos o rutinas orales.

En Savanna Clínica Odontológica trabajamos por tu salud oral y te brindamos atención oportuna y profesional de acuerdo con tus necesidades. ¡Te esperamos!