fbpx
Arriba Reserva tu cita

Coronas dentales: una buena opción de rehabilitación oral

Cuando tomamos un cepillo de dientes creemos, de manera inconsciente, que ese pequeño artículo tan importante en nuestra higiene bucal nos ha acompañado desde los inicios de la historia de la humanidad. ¡Pero no es así! Si bien en el siglo XV los chinos nos enseñaron el primer acercamiento a lo que hoy conocemos como cepillo de dientes, no fue sino hasta 1930 que se inventó este elemento tal como lo conocemos.

En estas casi nueve décadas el avance ha sido notorio y favorable para nuestra salud oral. Hoy en día hay múltiples implementos de aseo para cuidarnos, evitar que los dientes se rompan y conservar nuestra mordida, otrora afectada por aspectos como la alimentación y la mala higiene oral, entre otros.

Sin embargo, aún con los avances tecnológicos, no estamos exentos de sufrir accidentes o enfermedades que ponen en riesgo una o varias piezas de nuestro sistema dentario. Cuando eso pasa, hay que buscar soluciones, y es ahí donde las coronas dentales representan una buena opción.

Las coronas sirven para reforzar los dientes o cubrir su ausencia. Una de las causas frecuentes de consulta son las caries o las fracturas coronales y es ahí donde cabe la posibilidad de plantear el uso de coronas o fundas dentales como la mejor alternativa de tratamiento. Con las coronas se cubren los dientes afectados para mejorar su aspecto, forma o alineación con respecto al resto de la dentadura.

Pero ¿cuándo se hace necesario el uso de estas las coronas o fundas dentales? Estos son algunos casos:

  • Cuando hay una caries extensa donde no sea posible colocar una calza
  • Para reemplazar dientes faltantes
  • Para cubrir un desperfecto o daño anatómico en alguno de los dientes.
  • Cuando un diente está fracturado o muy gastado.

Las coronas dentales están hechas y diseñadas a la medida de cada paciente y su objetivo es cubrir cualquier pieza dental de nuestra boca que se encuentre afectada. El tratamiento ha sufrido transformaciones a lo largo de la historia, como lo sostiene el profesor del Departamento de Prótesis Bucofacial de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid, Francisco Martínez Rus:

“A  pesar  de  que  a  principios  del siglo XX ya se realizaban coronas «jackets» de porcelana, el gran desarrollo de las restauraciones completamente cerámicas se ha producido en las últimas  dos  décadas,  debido  a  la  gran profusión  de  innovaciones  tecnológicas y materiales”.

Este es un elemento clave, pues gran parte de la tecnología desarrollada para la salud oral está enfocada en mejorar la calidad de los materiales para lograr una mayor comodidad en los pacientes, entendiendo la importancia de esta parte del cuerpo. La idea es que las piezas sean estéticas pero sobre todo funcionales.

Hay las coronas se fabrican en distintos materiales, como acero inoxidable, oro, porcelana, resina, cerámica y zirconio, entre otros. Si bien algunos de estos materiales son elegidos a criterio del paciente, es clave que haya un diagnóstico y recomendación del especialista, pues cada caso es particular y requiere un manejo exclusivo.

Lo anterior porque, como ya lo hemos explicado en otras entradas, si bien en los tratamientos dentales existen los mismos principios, cada caso requiere de una atención diferente y un tratamiento particular.

Las fundas dentales pueden tener una vida útil hasta de 15 años, dependiendo de la higiene dental y los cuidados. Por eso es importante la consulta periódica con el odontólogo, para prevenir daños, hacer revisiones o controles que garanticen que la sonrisa perdure. En Savanna Clínica Odontológica estamos para brindarte la mejor solución.